Desarrollo

El desarrollo de los niños está expuesto a muchas variables y es conveniente seguirlo regularmente. El retraso en la adquisición de alguna de las características no tiene que suponer una anomalía en el niño ni un retraso intelectual. Por ejemplo, un niño que tarde en comenzar a andar comparado con los demás, no significa necesariamente que vaya a tener problemas de locomoción o retraso intelectual en el futuro. La evolución del desarrollo de cada niño es lo más importante. No obstante, hay unos signos de alarma que deberían consultarse con el pediatra ante la posiblidad de un retraso psicomotor o un trastorno del espectro autista.

Las referencias que aquí se recogen están basadas en el test de desarrollo psicomotor Haizea-Llevant que evalúa cuatro aspectos del desarrollo: socialización, lenguaje y lógica matemática, manipulación y desarrollo postural. Aquí se recogen algunas características del desarrollo nomal según la edad y todos los signos de alarma.

Calendario del desarrollo del niño de 0 a 18 meses.

3 meses.

Reacción a la voz.

La mayoría de los niños reaccionan a la voz. Es decir, colocándose detras del niño y evitando que llegue el aliento, decirle palabras y comprobar que detienen su actividad o cambian su ritmo respiratorio.

Distingue a su madre.

La mayoría de los niños con esta edad sonríen y fijan la mirada en la madre cuando esta sonríe o hace algún gesto sin tocar al niño.

Mira a sus manos.

La mitad de los niños son capaces de llevarse una o las dos manos delante de sus ojos y mirarlas atentamente.

Signos de alarma

  • Irritabilidad permanente.
  • Sobresalto exagerado.
  • No sonríe.
  • No fija la mirada.

Atiende a conversación.

La mayoría de los niños, cuando están tranquilos en su habitación y hay personas hablando, miran a las personas que hablan.

Junta las manos.

Muchos niños a esta edad juntan las manos o enlazan las manos de manera espontánea en la línea media del cuerpo. Cuando la asimetría es muy marcada constituye un signo de alarma.

Signos de alarma

  • Aducción permanente de los pulgares.
  • Sobresalto exagerado.

6 meses.

Busca objeto

La mayoría de los niños son capaces de buscar un objeto llamativo (pelota, sonajero, etc.) que se haya colocado delante del niño y que se ha hecho desaparecer de su campo de visión cuando lo está mirando.

Signos de alarma

  • Irritabilidad permanente.
  • Pasividad excesiva, desinterés por el medio que le rodea.
  • Persistencia de la reacción de Moro. Este reflejo consiste en un movimiento como de abrazo que hace el niño cuando se provoca una situación de susto o sobresalto.
  • Hipertonía de aductores: exceso de tono en los músculos que cierran las piernas haciendo que estas estén cerradas y en contacto rodilla con rodilla.

Balbuceo

Muchos niños ya balbucean y dicen da-da, ba-ba, etc.

Cambia objetos de mano

Más de la mitad de los niños son capaces de pasar un objeto de una mano a otra sin ayudarse de la boca o el cuerpo.

Se quita el pañuelo de la cara

La mayoría de los niños, colocados boca arriba, son capaces de quitarse con una o las dos manos un pañuelo que le cubra la cara.

Volteo

Muchos niños son capaces por sí solos de pasar de estar boca abajo a ponerse boca arriba.

9 meses.

Busca objeto desaparecido

Sentado el niño delante de una mesa colocar en ella un objeto (coche u otro juguete) que le llame la atención. Cuando esté a punto de cogerlo, tapar el objeto con un trapo y observar si el niño es capaz de retirar el trapo y coger el objeto. Esto lo hacen la mayoría de los niños de esta edad.

Dice inespecíficamente “ma-ma”-“pa-pa”

Muchos niños dicen a esta edad ma-ma o pa-pa sin que se refieran con precisión a su madre o padre.

Signos de alarma

  • Patrón de conducta repetitivo (girar o sacudir las manos, cabeceo, etc.)
  • Persistencia de la reacción de Moro.
  • Pasividad excesiva.
  • Ausencia de desplazamiento autónomo (no es capaz de darse la vuelta, arrastrarse, reptar o gatear).

Pinza superior

La mitad de los niños son capaces de agarrar objetos pequeños haciendo pinza con la yema de los dedos índice y pulgar.

Sentado

La mayoría de los niños son capaces de mantenerse sentados de manera estable sin usar sus manos como apoyo. Muchos son capaces de sentarse partiendo de estar tumbado, boca arriba o boca abajo.

12 meses

Imitar gestos

La mayoría imitan gestos como hacer palmitas o decir adiós con las manos.

Colaboran cuando le visten

La mayoría de los niños son capaces de llevando el brazo hasta la manga, estiran el jersey para pasar la cabeza, etc.

Beben de un vaso

Muchos son capaces de beber de un vaso aunque se derrame un poco de líquido.

Signos de alarma

  • Patrón de conducta repetitivo (girar o sacudir las manos, cabeceo, etc.)
  • Persistencia de la reacción de Moro.
  • Pérdida del balbuceo.
  • Ausencia de desplazamiento autónomo (no es capaz de darse la vuelta, arrastrarse, reptar o gatear).

Decir mamá-papá

Muchos niños dicen “mamá” o “ama” a su madre y “papá” o “aita” a su padre.

Comprenden una prohibición,  significado de palabras y su nombre

La mayoría de los niños son capaces de comprender una prohibición cuando se les dice “no” o “no toques eso”. Además, ya son capaces de asociar palabras habituales (mamá, ama, silla, pelota, nene, etc.) con objetos o personas y reconocer su nombre.

Señalar con el dedo índice

Muchos son capaces de señalar con el dedo índice cuando ven algo o quieren alguna cosa.

Da cinco pasos

Muchos son capaces de dar cinco pasitos sin apoyo ni ayuda.

18 meses

Come con cuchara

La mayoría de los niños son capaces de agarrar la cuchara por el mango y llevársela a la boca aunque derrame parte del alimento.

Ayuda a recoger los juguetes

Muchos niños ayudan a recoger los juguetes

Signos de alarma

  • Pasar ininterrumpidamente de una acción a otra.
  • Pérdida del balbuceo.
  • Ausencia de desplazamiento autónomo (no es capaz de darse la vuelta, arrastrarse, reptar o gatear).

Utiliza la palabra “no” y señala partes de su cuerpo

La mayoría de los niños dicen no de manera adecuada y además, señalan partes de su cuerpo com ojos, nariz, mano, etc.

Garabatea espontáneamente

La mayoría de los niños hacen garabatos en un papel, sin importar como cogen el bolígrafo.

Pasar páginas

La mayoría son capaces de pasar tres o más páginas de un libro, aunque no lo hagan de una en una.

Desplazamiento

La mayoría son capaces de correr sin ayuda y con seguridad más de 3 metros. También son capaces de dar dos o más pasos hacia atrás sin apoyo, por ejemplo cuando tiene que retroceder al abrir una puerta.

Muchos son capaces de bajar escaleras, al menos tres peldaños, aunque sea agarrado a la barandilla o agarrado a la pared.

Información relacionada:

Desarrollo Psicomotor. Dra. MJ. Álvarez y Dra. A. Giner. Revista Pediatría Atención Primaria. 2007. Ver.

Signos de alarma en el desarrollo psicomotor. Angeles Jubert Rosich, José F. Villarroya Luna, Manuel Martinez Pons, Pilar Albors Esteve. Ver.

Guiasalud. Guías de Práctica Clínica del Sistema Nacional de Salud. Test Haizea-Llevant. Ver.

Valoración del Desarrollo Psicomotor. Gobierno de Canarias. Ver.

Actualizado, 16 de septiembre de 2010

Trastornos del Espectro Autista

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un conjunto de alteraciones del desarrollo infantil consecuencia de anomalías neurológicas de base que tienen un componente genético importante. Son mucho más frecuentes en niños que en niñas. Estas alteraciones del desarrollo se manifiestan en tres áreas:

  • Lenguaje y comunicación
  • Interacción social
  • Limitada capacidad de imaginación y para el juego simbólico.

El distinto modo de manifestarsde de las alteraciones del desarrollo y la distinta capacidad intelectual de estos niños, desde el retraso mental hasta la inteligencia normal o incluso, capacidad extraordinaria para habilidades como la música, pintura o  matemáticas, hace que los síntomas y el comportamiento puedan ser muy diferentes y por eso se habla de trastornos del espectro autista y no de autismo.

En muchas ocasiones son los padres los que sospechan o suponen un comportamiento raro, extraño o inadecuado de su hijo. Los síntomas que más interesa reconocer son:

Antes de los 18 meses:

  • Mira poco a las personas. No busca el contacto ocular y si mira a la cara mira más a la boca que a los ojos.
  • No sonríe cuando se le provoca la sonrisa con palabras o sonidos agradables, muecas, etc.
  • No le gustan los juegos con otras personas (cucu, esconderse, etc.).
  • No se asusta ni muestra ansiedad ante extraños (a partir de los 9 meses) y tiene un comportamiento similar con la madre que con un desconocido.
  • No se anticipa cuando se le va a coger en brazos.
  • Pérdida del balbuceo (a partir de los 12 meses) o lenguaje que no se entiende, repetitivo, sin sensación de que quiera comunicarse. Son como ruidos que al niño con TEA parece agradarle.

Niños de más de 18 meses:

  • No muestra interés por otros niños o niñas.
  • No suele señalar con el dedo para indicar algo que le llame la atención.
  • No suele traer objetos para enseñarlos a los padres.
  • No puede imitar o repetir gestos que se le hacen (hacer palmitas, decir adiós, etc.)
  • No responde cuando se le llama por su nombre. A veces parece que son sordos.
  • Cuando se señala con el dedo a un juguete que está en la habitación el niño no mira al juguete.
  • No dice frases espontáneas de dos palabras para los 24 meses. (Algunos pueden decir palabras, a veces de forma repetitiva, sin sentido, y que no pretenden comunicarse con los demás).

Si sospecha que su hijo o hija pueda padecer un trastornos del espectro autista cumplimente este cuestionario y acuda a la consulta de su pediatra.

Referencias sobre trastornos del espectro autista.

Guiasalud. Información para padres tras un diagnóstico de trastorno del espectro autista. Ver.

Autismo sin mitos ni usos peyorativos. Ver.

Desarrollo de la visión en el bebé y niño

Más información. Ver.

Actualizado el 31 de octubre de 2012

Anuncios