Sueño

Recomendaciones según edad

Recién nacido – 3 meses de vida

  • Prevención del Síndrome de muerte súbita del lactante. Ver imágen.
    Entorno seguro para el bebé.
  • El niño debe dormir siempre boca arriba.
  • Debe dormir en la habitación de los padres.
  • No debe dormir en la cama de los padres.
  • Acostarle para que se duerma, no acostarle dormido.
  • Hay que reconocer el sueño activo como parte normal del sueño. En las primeras semanas de vida es normal que inicie el sueño en sueño activo. En sueño activo el niño hace gestos, mueve los ojos, emite sonidos y parece que está intranquilo. Después del sueño activo hay un periodo de sueño tranquilo, donde respira pausadamente y parece estar muy cómodo. Muchas veces los bebés empiezan el sueño en sueño activo y si los padres le cogen en brazos hasta que incie el sueño tranquilo están generando unos posibles malos hábitos de sueño y dependencia de los padres para conciliar de nuevo el sueño tras los despertares, diurnos y nocturnos, que son totalmente normales a esta edad.


Sueño Activo.


Si presenta cólicos:

  • No le de medicación salvo que se lo indique su pediatra.
  • Cálmele permitiéndole que succione un chupete, el dedo o el pecho.
  • Puede utilizar un arrullo o swaddling dejando libres las caderas.
  • Ponerle de costado puede aliviarles. Recuerde que debe dormir boca arriba.

Arrullo o swaddling.

También pueden hacerlo fácilmente con una sábana.

En la revisión del mes deberá acudir con este cuestionario cumplimentado en casa. Ver.

3 meses a 6 meses

  • Procurar acostar al niño para que se duerma y no acostarle dormido.
  • Los despertares nocturnos son normales. Todos los niños se despiertan. Se trata de que el niño sea autónomo para volver a conciliar el sueño.
  • Introducir en la medida de los posible rutinas relacionadas con el sueño: higiene, alimentación, intercambio afectivo y acostarle para que se duerma.
  • Prevención del SMSL.
  • Evitar la exposición al tabaco.

6 meses a 12 meses

El sueño ya está más consolidado pero sigue habiendo despertares nocturnos.

  • Siga acostando al niño para que se duerma y no una vez  se haya quedado dormido.
  • Se recomienda que duerma con objetos como peluches u otros objetos que sean seguros y que sirvan de referencia de sueño al niño. Estos objetos serán sólo para dormir.
  • Retire de la cuna cualquier móvil u objetos que cuelguen. El niño puede ponerse en pie y lesionarse.
  • No ponga objetos grandes en la cuna de manera que cuando sea mayor pueda subirse a ellos y salir de la cuna.
  • Evite  temperatura ambiente alta y procure una temperatura confortable (18-20ºC).
  • Debe seguir durmiendo boca arriba, evitando que la cabeza quede cubierta por la ropa de cama.
  • No se recomiendan las almohadas.
  • Ambiente libre de tabaco.

1 año a 3 años

  • Mantenga las rutinas: horario regular en baño, cena y juego y lectura antes de acostar al niño.
  • Permita que duerma con un peluche u otro objeto seguro que le sirva al niño para que lo asocie con el sueño.
  • Respete las siestas. Son totalmente necesarias par la mayoría de los niños de estas edades y no deberían eliminarse porque acudan a guarderías o centros educativos.
  • Consulte con su pediatra si ronca habitualmente, tiene terrores nocturnos  o se despierta frecuentemente reclamando la presencia de los padres.

4 años a 6 años

  • Hay que seguir con las rutinas de sueño. Debería acostarse y levantarse diariamente a la misma hora.
  • Las hora de sueño debería ser similares todos los días. Hay que considerar que todos los niños no tienen que dormir las mismas horas, unos duermen más y otros duermen menos. Si tiene dudas de si su hijo duerme más o menos de lo normal consulte a su pediatra.
  • Recuerde que hasta los 5 años las siesta puede ser normal.
  • No ponga aparatos de televisión en la habitación. La televisión es el peor enemigo para el sueño de los niños.
  • Consulte con su pediatra si ronca habitualmente, tiene terrores nocturnos o pesadillas, o se levanta de la cama.

6 años a 12 años

  • Evite totalmente la televisión en la habitación, así como ordenadores, videoconsolas, teléfonos móviles y todo tipo de pantallas. Esta exposición a la luz retrasa y dificulta la aparición del sueño.
  • Mantener un horario regular de sueño acostándose y levantándose siempre a la misma hora.
  • Es imprescindible un sueño de calidad y cantidad para un buen rendimiento escolar.
  • Limitar las horas de sueño es un factor que facilita la aparición de obesidad.
  • Consulte con su pediatra si su hijo ronca habitualmente, si tiene excesivo sueño por el día o se despierta frecuentemente durante la noche.

Adolescentes

  • Evite totalmente la televisión en la habitación, así como ordenadores, videoconsolas, teléfonos móviles y todo tipo de pantallas. Esta exposición a la luz retrasa y dificulta la aparición del sueño.
  • Mantener un horario regular de sueño acostándose y levantándose siempre a la misma hora.
  • Hay que saber que con el inicio de la pubertad hay una tendencia normal a quedarse dormidos más tarde de lo habitual sin que disminuya la necesidad de horas de sueño por lo que tardarán más en levantares. Considerar que actividades escolares a primeras horas de la mañana perjudican su rendimiento académico.
  • Es imprescindible un sueño de calidad y cantidad para un buen rendimiento escolar.
  • Limitar las horas de sueño es un factor que facilita la aparición de obesidad.
  • Los adolescentes tienen que evitar la cafeína, tabaco, alcohol y drogas por que además de los efectos conocidos también causan problemas de sueño.
  • Consulte con su pediatra si su hijo ronca habitualmente, si tiene excesivo sueño por el día o se despierta frecuentemente durante la noche.
  • La presencia de somnolencia diurna en los adolescentes es frecuente y a la vez constituye un riesgo importante de accidentes.

Horas de sueño
No todos los niños tienen que dormir las mismas horas como tampoco todos los niños tienen que pesar o medir lo mismo para una edad determinada. Igual que entendemos que para una edad concreta los niños pueden pesar o medir diferente unos de otros sin que esto tenga que ser un problema, al igual ocurre con el sueño. La necesidad de dormir más o menos, así como la tendencia a dormirse tarde o temprano, dependen de factores hereditarios y de factores ambientales. En el siguiente gráfico se recoge el rango normal de horas de sueño en niños.

Adaptado del estudio de Iglowstein, I. et al. Pediatrics 2003;111:302-307

Información relacionada:
Colecho, síndrome de muerte súbita del lactante y lactancia materna. Recomendaciones Asociación Española de Pediatría 2014. Ver.
Asociación Española de Pediatría. Libro Blanco de la Muerte Súbita del Lactante. Edición 2003. Documento pdf. Ver.
El Sueño en los niños. Sociedad Vasco-Navarra de Pediatría. Ver.
B. E. van Sleuwen. Swaddling: A systematic Review. Pediatrics. Ver.
SleepNet. Ver.

Actualizado, 7 de abril de 2014

Anuncios